Volver
La recría es la caja de ahorros del productor
  • Ganadería

  • La recría es la caja de ahorros del productor

  • Precios y demanda fomentan la aplicación de tecnología en el sector de la cría y más allá de las sequías, nacerán unos 3.100.000 terneros

    Los productores dedicados a la cría, cada vez más están comprendiendo que la recría es su caja de ahorros. Con precios y demanda firme, que incentivan la adopción de tecnología para preñar las vacas, aún con sequías de por medio, se puede subir el índice de preñez. El Taller de Diagnósticos de Gestación Vacuna de INIA, donde más de 60 veterinarios aportaron sus datos, reflejó 80% de preñez promedio, pero a eso hay que sacarle entre 10% y 12% que son las pérdidas históricas que se dan en la ganadería uruguaya entre el diagnóstico y el destete de los terneros. De todos modos nacerán 3.100.000 terneros y la ganadería podría mantener una extracción de 2,7 millones de bovinos, pensando en una exportación en pie cercana a las 200.000 cabezas.Cambios y desafíos. En 20 años de Taller de INIA se ven cambios importantes en la cría. “Estamos con resultados de preñeces mejores, porque conocemos y manejamos un montón de cosas”, aseguró a El País el Dr. Pablo Marinho, veterinario integrante del Taller de INIA y referente para la zona noreste.“Años atrás el desafío pasaba porque la gente hiciera diagnósticos de gestación, mientras hoy es difícil que alguien no lo haga. Eso ya ni se discute”, recordó.Hoy se habla de alimentación, de la aplicación del Diagnóstico de la Actividad Ovárica (DAO) para hacer un manejo diferencial del vientre y sacarlo de la falta de celo (anestro). “Se habla de darle de comer bien a las terneras en el primer invierno, brindarle más importancia a la recría”, sostuvo Marinho. A su vez, recordó que 20 atrás, se pensaba que si las recrías pasaban hambre, frente a priorizar otras categorías de haciendas en el invierno, luego hacían el crecimiento compensatorio. “Hoy es una barbaridad pensar de ese modo”, admitió el veterinario.“Se comprobó que es totalmente al revés, tenemos que darle de comer bien desde abajo porque convierten mucho mejor, se expresan mucho mejor y les va la vida productiva y reproductiva a ese vientre. Todas esas cosas que antes se discutían hoy las estamos superando”.El profesional destacó entre varios desafíos bajar las pérdidas entre los diagnósticos de gestación y los destetes cada año, que son de entre 10% y 12%. Tratar de llegar con la mayor cantidad de vaquillonas con la edad más corta al momento del servicio, por lo menos que todas sean de dos años. Otros que pueden hacerlo, porque ya tienen las condiciones, que lo empiecen a hacer con vaquillonas de 18 y 15 meses.La nutrición pesa, porque la vaca primero se preña por la boca (si no tiene buena alimentación no hay celo) y lo importante es “darle de comer a la mayor cantidad de terneros posible, recriar bien, no sólo para producir vientres para la cría, también para producir novillos para las invernadas”, admitió Marinho. “Lo que más mueve la aguja es hacer una buena recría de la ternera”, recordó.Al igual que sus colegas, Marinho sostuvo que “hay que empezar a aplicar más la tecnología validada”, porque “estamos yendo a una ganadería más exigente por la demanda”. “Eso exige a todos que mientras haya buenos precios, se deba mantener una alta tasa de extracción”, dijo el veterinario.Sanidad. Por su parte, el Dr. Guillermo De Nava, referente para el norte que participó en el Taller de INIA, recordó que 20 años atrás “había gente que decía: la vaca se preña un año sí y otro no. Se hablaba que se dependía de las condiciones climáticas para preñar, pero empezamos a introducir el concepto del manejo reproductivo controlado, como forma de ayudar en la transformación de pasto en terneros. Esa fue una evolución grande”.Las enfermedades venéreas eran otro problema. “Se veía que había que raspar (raspaje de prepucio) los toros. Habíamos visto un escenario complicado de toros con venéreas. Ahí también hubo aspectos sanitarios que se fueron superando”.Más allá de los avances, planteó como uno de los nubarrones la incidencia de la garrapata en el norte, donde hay predios en los que combatir la garrapata se hace muy complicado. “Hay resistencia a varios específicos veterinarios y eso, sin duda, es un gran desafío, porque van quedando muy pocas herramientas para controlar esa parásito resistente. Esa garrapata resistente ocasiona un perjuicio económico y una distorsión en el manejo operativo en los predios, que puede estar complicando el partido en el escenario de la cría”. Es que “aplicar determinados tratamientos en períodos críticos en vacas que están preñadas, puede complicar de alguna forma el proceso de que esa vaca conciba o que mantenga la preñez si está grávida”, explicó De Nava.El ajuste y los controles más férreos en otras campañas sanitarias, también fueron citados por los veterinarios como puntos a mejorar para optimizar la cría.Sacar miedos. “Para mí los desafíos pasan por mantener los números, no bajar de un 80% de preñez, sabiendo que luego hay un 10% o 12% de pérdidas. Hay que buscar que ese 80% de promedio no sea una casualidad, sino una causalidad y que esa causalidad se deba a la aplicación de tecnología, que las hay y muy validadas”, sostuvo el Dr. Gabriel García Pintos, ya retirado, pero otro de los veterinarios pioneros del Taller de Gestación Bovina de INIA.Reconoció que los números “demostraron bien a lo largo y ancho del país que los rodeos bien trabajados en estos 20 años, superaron la sequía y otras barreras. Podrán bajar un punto o dos, pero siempre están cercanos a 90% de preñez. Los rodeos ordenados y bien trabajados, dieron 15% de preñez por encima de los rodeos normales este año”.El cuello de botella siempre fue el segundo entore de las vaquillonas, pero quedó demostrado que con la aplicación de tecnología -a saber-, diagnóstico de la actividad ovárica, destete precoz y comida, “perfectamente se puede dejar de lado ese cuello de botella”, expresó Gabriel García Pintos.“Nos quedan muchas cosas por hacer”, admitió el profesional.“Tenemos que ir hacia más productores que hagan diagnósticos de preñez. Que haya más veterinarios que sepan utilizar la técnica del Diagnóstico de Actividad Ovárica para brindar más servicio. El espacio de aplicación es acotado, es diciembre y enero y no se da abasto. Por eso hay que ir haciendo cursos y capacitando más veterinarios”, agregó García Pintos. Otro desafío “es ayudar a que el productor no tenga miedo a aplicar más tecnologías -desde las baratas a las más caras-, como ordenar los rodeos de cría por estado corporal, la sanidad y mejorar la alimentación”, reflexionó.ganadería de cría, Taller de Gestación de INIA 33, ganadería

    ¿Un divorcio entre la genética y la cría bovina?

    En el terreno genético también hay desafíos. “Parecería que hay un divorcio entre lo que se considera genética superior y lo que debería considerarse genética superior para la cría”, afirmó el Dr. Guillermo De Nava.gaEs un tema polémico. Luego de 30 años trabajando con vacas, De Nava reconoció que “hay un escenario donde desde la industria frigorífica están pidiendo carcasas más pesadas y exige en la práctica vacas de cría que aumentan los requerimientos nutricionales y son más difíciles de manejar en las condiciones de Uruguay, sobre campo natural y concentradas en suelos más pobres”. El veterinario dijo creer que “la academia está empujando hacia un lado sobre lo que consideran genética superior y esa genética no es superior definitivamente en los sistemas criadores. Ese también es un desafío para el criador, porque si no va a pasar lo que sucedió en otros países, donde ha llevado a ganados que hoy les cuesta más preñarse. A su vez, es cada vez más costoso preñarse”.Para De Nava, “la cría eficiente y rentable, precisa vacas camperas, fértiles, rústicas y adaptadas a los sistemas donde nosotros las criamos”.

    Seguir leyendo
  • 2022-06-26T07:00:00

  • rurales.elpais.com.uy